Hummus de aguacate con galletas marineras

Hoy, en un nuevo intento de recuperar el ritmo del blog y teniendo en cuenta el poquísimo tiempo libre que estoy teniendo este verano, comparto con vosotros una receta sencilla, rapidísima de preparar y estupenda para un aperitivo: hummus de aguacate. Se trata de una combinación estupenda que, al menos en mi casa, ha gustado a todos (incluida mi hija Rebeca a la que no le gustan nada de nada los garbanzos). Os recomiendo probarla acompañada de unos bastones de zanahoria cruda o, como en este caso, con unas riquísimas galletas marineras Daveiga. Espero que os gusten. Fuente de la receta: cocinillas.es
Ingredientes:
100 gramos de garbanzos cocidos escurridos.
1 aguacate maduro.
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
1 cucharada de tahini.
El jugo de una lima pequeña.
Un diente de ajo pequeño.
Una pizca de comino.
Sal.
Pimienta negra.
Perejil.
Un poco de pimentón picante para decorar.
Elaboración:
En un bol colocamos todos los ingredientes (excepto el pimentón).
Trituramos muy bien los ingredientes. Dejamos reposar al menos tres horas en la nevera y antes de servir espolvoreamos con un poquito de pimentón picante. Acompañado de unas galletas marineras Daveiga es una auténtica delicia.

Sopa inglesa

Sé que últimamente ando muy desaparecida y que tengo el blog algo descuidado pero no penséis que he echado la persiana (eso de momento no entra en mis planes ni de lejos). Lo cierto es que ahora en verano siempre tengo mil cosas por hacer. Tengo mucho más trabajo pero también muchos más momentos de playa y terrazas y además, lo confieso, buenos ratos de perezoso sofá sin muchas ganas de meterme en la cocina. Sumado a todo esto está el hecho que mi hija Rebeca se casa en septiembre y andamos de preparativos y pruebas...así que como podéis imaginar es poco el tiempo que tengo para meterme entre cacharros de cocina. Esta sopa inglesa ha sido una excepción. Es muy rápida de preparar, está muy rica y , además, tenía que dar salida a un montón de huevos que se acumulaban en mi frigo. Espero que os guste y que nos os hayáis olvidado de mi es este tiempo . Fuente de la receta: Escuela de postres Larouse. 
Ingredientes:
Medio litro de leche.
5 yemas.
175 gramos de azúcar.
45 gramos de harina.
75 gramos de chocolate.
Bizcochos de soletilla.
Almíbar ligero con un chorrito de coñac.
Cacao en polvo.
Elaboración:
Montamos las yemas con el azúcar. Una vez que han blanqueado añadimos la harina y mezclamos bien.
Seguidamente, sin dejar de batir, incorporamos la leche que habremos hervido previamente y ponemos la preparación al fuego hasta que espese. Una vez obtenida la crema la dividimos en dos parte y en una de ellas incorporamos el chocolate.
Procedemos a montar nuestro postre. en una fuente colocamos una capa de los bizcochos mojados en el almíbar y los cubrimos con parte de la crema pastelera. Sobre ella otra capa de bizcochos y toda la crema de chocolate.
Sobre el chocolate colocamos otra capa de bizcochos y el resto de la crema pastelera. Al final deberá quedarnos: bizcocho-crema pastelera-bizcocho-crema de chocolate-bizcocho-crema pastelera. 
Finalmente espolvoreamos con cacao, dejamos refrigerar como mínimo un par de horas y listo.

La mesa dulce de nuestro nuevo príncipe

La familia sigue creciendo y a mediados de este mes bautizábamos a nuestro pequeño Fernando; otro principito que como su hermano Mateo  también nacía en febrero para llenarnos de felicidad y regalarnos sus sonrisas a diario. como en todas las celebraciones familiares se mezclan muchas emociones: seguimos echando muuuucho de menos a mi querido hermano (el abuelo de mis príncipes) pero también somos muy felices de seguir siendo una familia tan unida y poder disfrutar tanto de nuestros pequeñicos. Como ya hicimos hace un año, mi hija Rebeca y yo nos pusimos manos a la obra para preparar la mesa dulce de la celebración.
Una vez más volvimos a contar con Mar de Papel para que nos ayudase con la papelería. Un osito aviador con el nombre de nuestro nene y la fecha de su bautismo sirvió como bonito recuerdo para envolver todas las chuches y patelitos.
El calor de julio en Águilas nos limitó un poquito y no pudimos preparar todos los pasteles que nos hubiese gustado. Pero finalmente yo creo que quedo bastante bien: cupcakes, pop, suspiros, chocolatinas y un montón de chuches que al final es lo que más gusta a los pequeños invitados.
Los conos los utilizamos para poder servir las chucherias y los dulces y fue todo un acierto.
Y muchos ositos repartidos por los rincones.
Aunque sin duda, lo más dulce de nuestra mesa fue nuestro pequeño Fernando.