Cerrado por vacaciones...hasta el lunes

Ahora que llegar el otoño, por fin llegó mi momento para decir: ¡me voy de vacaciones! Pasaré unos días de relax en Mallorca. Aunque sólo serán cinco días prometo aprovecharlos al máximo. Aviso a los hornos para que empiecen a preparar sus masas que voy para allá y pienso hacer la ruta de la ensaimada jajaja. El lunes estaré de vuelta y prometo ponerme al día de todo. Hasta entonces, mil besicos.

Sandwich helado de chocolate y cerveza negra

No encuentro las palabras con las que empezar esta entrada. Decir que he preparado un helado de chocolate con cerveza negra no creo que sea lo más acertado. En mi opinión, lo correcto sería decir que he preparado un helado-para-morir-de-placer-en-cada-cucharada. Sí, definitivamente creo que esta definición es mucho más correcta. Este helado, como dice el spot televisivo, es un placer adulto que hará las delicias de los amantes del chocolate puro, ese con un punto amargo cuyo gusto perdura en nuestro paladar incluso después de haberlo comido. Creo que si después de esta definición no os he convencido para salir corriendo al supermercado a comprar los ingredientes poco más puedo hacer. Espero que os guste. Fuente de la receta: Bake street.
Ingredientes:
175 gramos de chocolate al 70% de cacao sin azúcar.
35 gramos de chocolate negro para postres.
240 gramos de leche.
75 gramos de azúcar.
25 gramos de azúcar invertido (si no tenéis  en lugar de 75 de azúcar normal poned 140).
Una pizca de sal.
4 yemas de huevo.
220 gramos de nata para montar.
180 gramos de cerveza negra (mejor si es marca Guinness).
Galletas Digestive (yo de mi caja Degustabox).
Elaboración:
Comenzamos por colocar en un cazo la leche, el azúcar, el azúcar invertido y la sal. Una vez que llegue a ebullición retiramos del fuego y vertemos muy lentamente sobre las yemas que previamente habremos batido. Este paso lo realizamos sin dejar de batir mientras agregamos la leche caliente sobre las yemas, para evitar que estas cuajen.
Una vez hecho esto volvemos a llevar la mezcla al fuego, sin dejar de mover. Una vez que haya espesado retiramos del fuego y la vertemos, a través de un colador, sobre los chocolates que habremos troceado de forma previa. El propio calor de la crema deshará todo el chocolate y no será necesario volver a ponerlo al fuego.
Añadimos a continuación la nata y mezclamos bien.
Finalmente agregamos la cerveza negra.
Dejamos reposar la mezcla, como mínimo, 6 horas en la nevera (notareis que al sacarla ha espesado mucho pero es normal) y después la colocáis en la heladera y que la maquinita haga su trabajo. Si no disponéis de heladera os podéis saltar el paso del reposo en el frigo. Lo ponéis directamente en el congelador y os acordáis de mover la mezcla cada media hora durante las dos primeras horas.
Si como yo queréis servirlo en forma de sandwich sólo tenéis que poner una bolita de helado encima de una galleta y tapad con otra haciendo un poquito de presión (mejor cuando el helado no esté muy duro porque si no se os romperá). Metéis los sandwich media hora en el congelador y después de ese tiempo podéis adornarlos sumergiendo parte de ellos en chocolate fundido. Hacedlo cuando el chocolate fundido esté frio o de lo lo contrario la crema de helado se deshará por completo.
Y ya sólo nos queda disfrutar de esta tentación helada.

Bundt de vainilla

Desde que tengo este blog he descubierto un gran número de cachivaches reposteriles que antes no conocía pero que ahora se han convertido en objeto de mis deseos. Poco a poco, y gracias a una hucha destinada a estos menesteres, voy consiguiendo algunos de ellos. Mi ultimo caprichito era un molde para bundt. Cada vez que los veía en vuestros blogs se me caía la baba con ellos ¡Son taaaaaaan bonitos y hablabais taaaaan bien de ellos!  El principal problema para hacerme con mi preciado tesoro residía en que, como os he dicho, los caprichos blogueriles salen de una hucha destinada a tal fin y ahora mi hucha está ahorrando para un horno nuevo que buena falta me hace. La técnica alternativa a la hucha es pasarme el día hablando con mi hija de la "falta" que me hace el caprichito del momento; de lo "necesario" que es para mi...todo ello mientras mi marido anda cerca. A veces, como en esta ocasión, mi técnica de las indirectas de resultado jajajaja. Espero que os guste. Fuente de la receta: El rincón de Bea.
Ingredientes:
200 gramos de harina.
50 gramos de maicena.
2 cucharadas de levadura química (tipo Royal).
Una pizca de sal.
285 mililitros de nata para montar.
3 huevos XL.
2 cucharaditas de pasta de vainilla.
Elaboración:
Batimos los huevos a velocidad alta, añadiendo el azúcar poco a poco y sin dejar de batir hasta lograr que tripliquen su volumen y queden muy espumosos. En ese momento añadimos la pasta de vainilla y batimos un par de minutos más para integrarla bien.
Incorporamos la mezcla de harina, maicena y sal (previamente tamizados) en tres veces.
Por último añadimos la nata que previamente habremos montado y mezclamos con movimientos envolventes.
Colocamos la masa en nuestro molde, previamente engrasado, y horneamos a 170 grados (con el horno precalentado) unos 40 minutos o hasta que veamos que al pincharlo sale limpio.
Y ya tenemos listo nuestro rico bundt para la merienda.