Pastel portugués

Hace unos días vi la receta de este pastel portugués, similar a la también portuguesa serradura, y aprovechando que tenía un bote de leche condensada por casa me decidí a prepararlo y, sin duda, fue todo un acierto. De hecho, en la última semana lo he preparado en dos ocasiones ya que, pese a lo que pueda parecer, no resulta un postre demasiado dulce ni empalagoso. Es muy sencillo, no requiere horno (algo que con estos calores se agradece) y se prepara con ingredientes que encontramos en cualquier despensa por lo que no hay excusa para que lo hagáis en casa. Espero que os guste. Fuente de la receta: Beatriz cocina.

Ingredientes:
4 huevos.
Galletas tipo María hojaldrada.
Un bote pequeño de leche condensada (397 gramos).
Una medida de la lata de leche (325 mililitros).
500 mililitros de nata para montar.
4 cucharadas soperas de azúcar.
100 mililitros de café.
Un buen chorro de coñac.
Una cucharadita de canela.
Elaboración:
Comenzamos montando las claras con la mitad del azúcar (dos cucharadas) hasta obtener un merengue bien firme. Reservamos.
Montamos también la nata con las dos cucharadas de azúcar restante. Cuando esté bien montada la mezclamos con el merengue que teníamos reservado. Lo hacemos de forma manual y con movimientos suaves. Reservamos la mezcla en la nevera.
Procedemos ahora a preparar la crema; para ello ponemos en un cazo la leche condensada, la leche y las cuatro yemas, batimos ligeramente y llevamos a fuego suave sin dejar de remover hasta que espese.
En este punto procedemos a montar nuestro pastel. Colocamos una capa finita de crema, sobre ella una capa de galletas bien mojadas en la mezcla de café y coñac y seguidamente otra capa de crema. Vamos intercalando capas de crema y de galleta hasta que terminemos toda la crema. Finalmente cubrimos con la mezcla de nata y merengue. Debemos dejar enfriar nuestro pastel un mínimo de doce horas. Justo antes de servir espolvoreamos con un poco de galleta picada y canela. Y listo.



CONVERSATION

0 comentarios:

Publicar un comentario