Pastel invertido de plátano

Hoy os traigo un pastel muy sencillo de preparar y delicioso para merendar a media tarde. Más aún si lo coméis templado y con una bola de helado por encima que, cierto es, no es lo más adecuado para la operación biquini pero os aseguro que el placer de degustarlo bien merece la pena. Lo ideal es prepararlo con unos plátanos maduros, de esos con pintas negras en la piel, y si son de Canarias y de cultivo ecológico, mejor que mejor. Por cierto, aunque aún sigo en la rehabilitación...y lo que me queda, el bizcocho lo he preparado yo que, poco a poco, voy recuperando el control de mi cocina. Espero que os guste.
Ingredientes:
5 plátanos.
400 gramos de azúcar.
2 huevos.
1 cucharada sopera de mantequilla.
165 gramos de harina.
90 mililitros de leche.
1 cucharadita de levadura en polvo.
150 gramos de pepitas de chocolate.
Elaboración:
Comenzamos preparando un caramelo con la mitad del azúcar (200 gramos) que verteremos sobre un molde de horno de unos 23 centímetros.
Forramos con rodajas de plátano (y reservamos todo el plátano restante).
En un bol batimos hasta que blanqueen los huevos con el azúcar y cuando tengamos una mezcla muy cremosa añadimos la harina tamizada junto a la levadura.
Añadimos, seguidamente, la leche, el plátano cortado a trozos pequeños y las pepitas de chocolate.
Vertemos toda la mezcla en el molde que teníamos reservado y horneamos con el horno precalentado a 180 grados unos 25 minutos.
Desmoldamos aún caliente para evitar que el caramelo se solidifique y listo. yo lo corte demasiado caliente y tanto el chocolate como el plátano interior estaban aún muy líquidos, por esa razón la foto del corte no me quedó demasiado bien.

0 comentarios