Engañamarios

La receta que publico hoy me llamó la atención en cuanto la vi por su curioso nombre, y aunque he intentando descubrir la razón del mismo no lo he conseguido. Procede de un libro titulado Los fogones de la memoria en el que su autora recopila recetas tradicionales de Mairena de Aljarafe (Sevilla), procedentes todas ellas de conversaciones con madres y abuelas de la localidad. Son muchas las recetas que he preparado de este libro, especialmente las del capitulo de postres y todas tienen en común su sencilla elaboración y su selección de sencillos ingredientes, de los que se encuentran en cualquier despensa. Espero que os guste.
Ingredientes:
Una tacita de las de café de manteca y aceite (mitad y mitad).
Matalahúva.
Una tacita de las de café de vino fino.
Una pizca de sal.
Harina la que admita.
Cabello de ángel.
Aceite de oliva virgen extra para freir.
Azúcar para rebozar.
Elaboración:
Se caliente en un cazo la manteca y el aceite junto a la matalahúva.Se cuela sobre un lebrillo o bol.
Se añade el vino dulce y la harina mezclada con la sal. Añadimo la harina poco a poco hasta que nos quede una masa blandita que no se pegue en exceso en las manos.
Dejamos la masa reposar durante una hora y transcurrido ese tiempo la extendemos con ayuda de un rodillo. colocamos un poco de cabello de ángel en el centro y la doblamos a modo de empanadilla.
Freímos las empanadillas en abundante aceite de oliva virgen extra.
Una vez fritas las rebozamos en azúcar y listo.

38 comentarios

Lola Martinez dijo...

El nombre es curioso sí, pero el dulce es exquisito. Yo no soy de cabello de ángel, aunque en este caso no me importaría probar un poquito por no privarme de tan rica masa bañada en azúcar. Deben ser una delicia.
Un beso.

Norma2 dijo...

Me gusta mucho hacer y recopilar recetas antiguas. Mi abuelo era de Jaén y me resulta una masa similar a los borrachuelos que me enseñaron a hacer. Con mucho gusto haré tu receta
Besos Mary

INMA MAQUITO dijo...

Hola Maria que rico me ha encantado , las probare sin duda , el nombre curioso besitos guapa

Montse Alonso dijo...

UMMMMMMMm que daría yo por comer uno ahora mismo, me gustan los dulces de cabello de ángel

María dijo...

María, como me encantan los dulces tradicionales que publicas. Te salvas porque no me tienes de vecina. Sin duda estos engañamarios tengo que probarlos porque viendo los ingredientes que lleva ya me hago una idea de lo ricos que tienen que estar.
Un biquiño grande querida amiga

Lola-PAN FRITO O REBANAS dijo...

El nombre tiene tomate, pero y lo buena que están, eso lo dice todo. Me encantan y si las viera mi hermano no te dejaba ni el plato, que le encanta el cabello de ángel.
Besos. Lola

Isabel Rescalvo dijo...

¡¡Hola María!! Curioso nombre, sin duda. Pero seguro que también sería curioso saber porqué lo llamaban así y donde estaba el engaño, ja, ja.
Como todos estos dulces tradicionales, son estupendos, con ingredientes que solía haber en casa, sobre todo cada uno en su época de elaboración, este, por ejemplo, para el otoño y navidad, es ideal. Besitos.

mary ,virutillas de chocolate dijo...

Hola Maria ! curioso nombre ,pero seguro que están muy ricas sobre todo con el cabello de angel
besitos

LA COCINERA DE BÉTULO dijo...

Un nombre sin duda muy curioso para un dulce que me encanta.
Besos guapísima.

Rincón Marus dijo...

¡Qué cosa tan rica!. Yo tratando de ser buena y tu tentándome con esa delicia.
Me la anoto para hacerla seguro.

Esther Outón dijo...

Las empanadillas de cabello de ángel me suenan mucho, ese nombre no me suena nada y me ha encantado, el nombre es especial, como lo serán estos dulces María, tienen que estar deliciosos, que pintaza, me encantan....Bess

Marisa G Thermofan dijo...

Hola María. Se ven tan ricos, que el nombre, que es muy divertido y curioso, casi nos da igual no saber de dónde viene. Me gustan mucho los dulces con matalahuva.
Besos.

Verónica O.M. dijo...

Buenas noches, María, un placer visitarte.
Una receta dulce que seguramente prepararé.
Un abrazo 🌹

Marta dijo...

Qué nombre tan gracioso!!! Tienen que estar riquisimos, a mi el cabello de angel me encanta.
Besitos guapa

Elisa Gómez Fernández dijo...

Hola María, es curioso que este nombre se le da a unos pasteles totalmente diferentes en el pueble de mi padre, en Santa bárbara de casa en Huelva. Allí son unos pastelitos con base de bizcocho... pero he de decirte que estos son una maravilla, con ese cabello de ángel asomando ( en mi casa esto son empanadillas dulces de cabello de ángel ), yo me mero par ellas. te han quedado espectacualres. Un beso

Un mundo llamado May dijo...

Me encanta este tipo de recetas, y más sabiendo que se hacen con tanto cariño

la Rosa dulce dijo...

Me encantan los pastelitos de cabello, qué dulces tan rico a tenemos en España.
Besitos

Mari-Pi-R dijo...

Hola María, no había tenido la ocasión de darte mi condolencia por la muerte de tus padres, lo siento mucho y me hago perfectamente cuenta de los momentos por los que estás pasando al perderlos en tan poco tiempo a los dos. Ellos unen siempre a toda la familia y son muy importantes en nuestra vida.
Tu dulce me ha hecho acordarme de los pastissets que he comido estos días en la estancia en mi pueblo.
Un abrazo fuerte.

Mary - Strawberrycandy dijo...

Que bueno!
Besitos,
Espero por ti em:
strawberrycandymoreira.blogspot.pt
http://www.facebook.com/omeurefugioculinario
https://www.instagram.com/marysolianimoreira/

Concha Signes dijo...

Que bueno María!. Porque todo lo hecho con sarten parece que este mas bueno?.
Un fuerte abrazo.

Evelyn dijo...

Curioso nombre para este dulce, no lo oí nunca. A mi el cabello de ángel no me gusta mucho, pero mi madre no te dejaría ni las miguitas!!! Besiños.

Cuca dijo...

María qué curiosos los nombres de los dulces tradicionales y qué buenos salen todos.

Me gustan las recetas que se dan en medidas aunque reconozco que dan un poco de miedo porque crees que no lo estás midiendo bien ya que son más imprecisas que las que van en gramos que no hay posibilidad de equivocación.

La que no te has equivocado eres tú al preparar estos engañamaríos que tan buena pinta tienen y tan curioso nombre ostentan. Ojalá alguien nos explique su origen

¡Besos mil!

Nenalinda dijo...

Que curioso nombre y que ricos tienen que estar esos engañamarios ,me encantan no lo siguiente y derechitos que me os llevo a mi carpeta de pendientes ,tengo cabello de angel casero asi que en cuanto pueda los hare.
Como siempre receta y fotos del paso a paso son de 20 points.
Bicos mil y feliz semana potita miaaa.

Bego R dijo...

Hola preciosa !
Pues sí que el,nombre es curioso jajaja . Tienen que ser un bicado delicioso sin lugar a dudas .
Recetas de siempre que jamás se pasarán de moda .
Bss.

Magdalena Troncoso dijo...

Vivo en el Aljarafe Sevillano y no conocía esta receta, eso si, me ha encantado. Un beso

Maria Jose dijo...

Hay mi querida amiga me ha cautivado esta receta con lo que gusta en casa estos dulces fritos y es que veo esa foto final una delicia, vaya que la hago si o si mi querida Maria, me ha encantado leer tu receta, bikiños

Juan Hernández dijo...

Hola María. Me gusta mucho el nuevo look que le has dado al blog, no sé si es que no me había dado cuenta antes pero me ha llamado la atención.
Al igual que esta receta con tan original nombre y que a tenor de como lo explicas y las fotos que nos ofreces se intuye que tienen que estar exquisitos.
Si en lugar de cabello de ángel, no me llama mucho, le hubieras puesto dulce de boniato te puedo asegurar que iba a dejar muy pocas para los demás jj. Sea cual sea el relleno no dudo de que son exquisitas.
que disfrutes de un estupendo fin de semana.
Un abrazo.

Azucena Martin Guillen dijo...

Hola María
El nombrecito se las trae, jeje, pero desde luego tienen una pinta de lo más ricos, no nos habremos enterado del porque del nombre, pero gracias a ti nos vamos a enterar de esta estupenda receta, muy ricos.
Besos.

decocinasytacones dijo...

Me encantan estas recetas tuyas tan antiguas, además te salen ideal..
Un beso María...con el cariño de siempre
Marialuisa

Sonsoles Furones dijo...

El nombre cuanto menos, suena divertido y la receta es realmente fantástica. Yo me la apunto para el excedente de cabello de ángel que tengo. Bss

Un mundo llamado May dijo...

Maria te ha quedado muy ricos. Es que los dulces tradicionales son los que no pueden faltal

Te invito a pasarte por mi blog y hacerte seguidora, yo ya te sigo
http://unmundollamadomay.blogspot.com.es/

Sopa Azul dijo...

¡Qué maravilla, que además de cocinar como los ángeles, te ocupes de rescatar recetas de la cultura tradicional, y sacarlas a la luz! Mi enhorabuena guapa :))

Silvia T. Clarasó dijo...

Hola María, una exquisitez que seguro deja encandilado a quien la pruebe. Se ve tan bueno, yo no lo conocia, muchas gracias por enseñarnos estas cosas tan buenas, besos!

Diana Moriel dijo...

riquisimo postre que era desconocido para mi, pero puedes estar segura que no me lo pienso dos veces para intentar tu receta!
Bs

Alejandra Morán dijo...

Hola preciosa!! qué nombre más curioso, nunca lo había oído.
Tienen que estar divinas, menuda pinta buena y con lo que me gusta el cabello de ángel, me tomaría un par de ellas jejeje
Un besazo querida amiga

Cuky's Cookies dijo...

¡¡Hola amiga!!
Pues qué dulces tan curiosos. Yo nunca los había escuchado nunca, pero siempre se aprende algo nuevo,¿verdad?. Además, a mí me encanta descubrir recetas nuevas, sobre todo si son postres y tienen tradición, tienen un toque especial, como estos dulces de sartén que vienen ideales para este invierno frío que se avecina. Todos alrededor de la mesa, con algo calentito que tomar y buenas historias que contar.
Un abrazo!!

Liliana Fuchs dijo...

Anda qué curioso María!
En algunas zonas de Murcia también existe el engañamaridos, pero es muy diferente :). Se trata de un postre que combina natillas con manjar blanco, y se supone que era una forma graciosa de las mujeres de engañar al marido escondiendo el manjar debajo de la crema :).

En cualquier caso, los dos dulces me parecen muy tentadores! Es que tienes una mano para los dulces tradicionales que ya quisieran muchos reposteros profesionales.

Un abrazo

Marga Morguix dijo...

Pues tienen una pinta increíble, ¡qué ricas tienen que estar, con ese relleno!.
¿Por qué las llamarían "engañamaríos"?. ¡Quién sabe!, jajaja. El caso es que tienen que estar buenísimas.
Un beso.