Tetas de vaca (uno de los dulces de mi niñez)

Érase una vez y mentira no es una niña a la que le gustaba el olor del pan, los cromos, las muñecas y los dulces. Una niña que adoraba ponerse de puntillas delante de la vitrina de la pastelería, pegar su nariz al cristal y apuntar con el dedo hacia los pasteles que minutos más tarde estarían perfectamente colocados sobre una bandeja camino de casa. De entre todos los que se exponían en la vieja pastelería de la plaza del pueblo a la que siempre acudía con su padre, los que más le gustaban eran unos cuyo nombre le hacía reir casi tanto como ver su boca manchada de merengue después de darles el primer bocado. Y es que las tetas de vaca (como se reía cada vez que tenía que decir su nombre) eran unos de sus dulces favoritos. Mientras se los comía imaginaba al pastelero con su manga en la mano dándoles forma con maestría y es que, pese a que aún era muy pequeña, descubrir los ingredientes de todas esas dulcerías que tanto le gustaban era uno de sus entretenimientos preferidos... ¿quién le iba a decir a esa niña que años más tarde escribiría los ingredientes de sus recetas en un blog? Al llegar a casa el ritual era siempre el mismo. Colocaba la bandeja sobre la gran mesa de mármol del obrador de la panadería familiar y miraba  ansiosa como su padre cortaba el cordel que la rodeaba para dejar a la vista esas magníficas tetas de vaca (y otra vez se reía al recordar su nombre). Entonces sus manos ansiosas se lanzaban en busca de su preciado tesoro mientras su padre la miraba, le sonreía y le decía hablando muy bajo: "Puedes tomarte una pero que no se entere tu madre porque aún no hemos comido". Ese día, lógicamente, la niña no probaba bocado mientras escuchaba a su madre decir: "Yo no sé que vamos a hacer con esta zagala, que no come nada". Entonces la pequeña, con las comisuras aún manchadas de merengue, miraba a su padre y los dos sonreían cómplices de un mismo secreto. Espero que os guste.
Ingredientes:
Para el merengue italiano:
4 claras.
400 gramos de azúcar (300 por un lado y 100 por otro).
250 gramos de agua.
Para la crema pastelera (receta adaptada X. Barriga):
190 mililitros de leche.
60 gramos de azúcar.
Una cucharadita de paste de vainilla.
63 mililitros de leche (además de los 190 anteriores).
2 yemas de huevos pequeñas.
15 gramos de maicena.
Para la base de bizcocho:
Una lámina de brazo de gitano (Receta AQUÍ)
Elaboración:
Comenzamos preparando la lámina de bizcocho. Una vez lista, con ayuda de un cortapastas sacamos unos discos y reservamos. Receta AQUÍ. Seguidamente preparamos la crema pastelera. Para ello colocamos en un cazo 190 mililitros de leche junto a la vainila. Una vez que rompa a hervir lo apartamos del fuego y añadimos los 60 gramos de azúcar. En otro bol colocamos los 63 mililitros de leche extra, las yemas y la maicena y mezclamos bien. Vertemos este preparado en la leche que tenemos hervida y llevamos al fuego sin dejar de mover hasta que espese. Una vez listo reservamos.
Comenzamos entonces a preparar el merengue. Para ello colocamos en un cazo los 250 gramos de agua junto a los 300 de azúcar y dejamos que se haga un almíbar a punto de bola o, si tenemos térmometro, alcance los 120 grados.. No debemos remover en ningún momento.
Mientras se hace el almíbar aprovechamos para montar las claras. Las colocamos en un bol y comenzamos (si lo hacemos con la KitchenAid velocidad 4). Cuando empiecen a hacer picos añadimos los 100 gramos de azúcar que teníamos reservados y batimos 5 minutos más. Hasta lograr un merengue duro.
En ese momento comenzamos a añadir el almíbar (en caliente) en forma de hilo finito. Lo añadimos muy despacio y siempre pegado a las paredes del bol (si lo hacemos con la Kitchen la subimos a velocidad 6). Una vez que hemos echado todo el almíbar debemos seguir batiendo como mínimo cinco minutos más hasta que el merengue se enfríe por completo.
En ese punto podemos comenzar el montaje de nuestras tetas de vaca. Colocamos un disco de bizcocho y sobre él una cucharada de crema.
Con la ayuda de una manga hacemos un copete de merengue y, por último, ayudándonos de un soplete doramos el merengue. Si no disponemos de soplete podemos ponerlo unos minutitos al horno con el gratinador.
Y ya tenemos listas nuestras tetas de vaca.
Con esta receta quiero participar en el concurso organizado por las hermanas más graciosas de toda la blogosfera: mis chicas Camilni que con motivo del tercer amiversario de su blog han organizado un concurso en el que nos piden realizar el dulce de nuestra niñez.. He de reconocer que yo tuve una infancia muy dulcera así que no había un sólo dulce de mi niñez. No obstante me acuerdo especialmente de dos que eran muy significativos: el brazo de gitano (que ya os enseñé AQUÍ) y estas tetas de vaca de hoy. He aquí la prueba de mi niñez entre azúcar. La foto es del primer cumpleaños de mi querido hermano (cuanto te echo de menos y cuanto sé que disfrutarías si pudieses ver este blog):

Otras Recetas

96 comentarios

Curcuma dijo...

No conocía este dulce pero hija solo con verlo entran ganas de darle un bocado. Es increílbe la cantidad de historias, olores, sabores y recuerdos que tienen determinadas comidas, y dulces en este caso. Mucha suerte en el concurso. Un saludo.

Evelyn dijo...

Qué bonitos recuerdos, María. Segurísimo que si tu hermano estaría sonriendo, de eso no hay duda! Me han encantado, tanto la historia como las originales tetitas. No las conocía. Yo pocos dulces tengo de mi niñez, el que más es la típica tarta de la abuela que ya publiqué. A ver si se me ocurre algo para participar. Mucha suerte! Besiños, buen finde.

Michi Carrique dijo...

Qué gustos más parecidos tenemos, ese dulce para mí hubiera sido lo más si lo hubiera conocido en mi niñez. El merengue italiano me chifla, a muerte, lo que a mí me compraban eran las mediaslunas de merengue. Qué rico todo. Haces el merengue igual que mi profe de panadería, con azúcar además del almíbar, eso lo distingue mucho. Ay, María, qué foto más bonita la última, con la mesa llena de dulces, como tiene que ser en un cumple. Qué graciosos los dos. Mil besicos, guapa.

Catypol dijo...

No sabes lo que me gustan estas entradas tuyas, recordando el pasado te imagino una niña feliz y dulce, comiendo esas tetas de vaca. Hasta yo estoy feliz de leerte, jeje, me guardo como un tesoro esta receta, y no solo por la carga emocional que lleva si no por la buena pinta que tiene, si es que yo me zamparía toda la vitrina si pudiera, jajaja, se ven tan ricos!!!!
Qué tengas un feliz fin de semana y mucha suerte en el concurso, aunque yo te haría ganadora desde ya.
Un besito guapa

noe dijo...

No conocía este dulce ni el nombre,la verdad es que tiene que estar de vicio, me han dado muchas ganas de probarlo,me ha gustado mucho leer parte de tu niñez, besos

Rosa Blanco dijo...

Maria me ha encantado y hasta me ha emocionado esta historia tan bonita y tan dulce , la historia de tu niñez . El dulce riquisimo no me extraña que fuera de tus preferidos y como son los padres eh !! . Me ha gustado tambien ver los juegos reunidos ,en que casa no habia uno ??? Un besote grande !!!

Kim I.M dijo...

El nombre es, cuanto menos, original, pero lo que me encanta es que sea uno de los postres favoritos de tu niñez. Esos postres son especiales, sin duda. Tienen algo que los demás no pueden tener, algo que da el sabor y el aroma: recuerdos, y eso es muy bonito. Es el ingrediente mágico que lo hace especial. Un dulce sencillo pero, espectacular =)
Un besote!

Tytania dijo...

Anda! Si tienes una Mariquita Pérez! Ooohhh! Yo no las he pillado... En los 80 se llevaban las Cabbage Path Kids, más conocida por "la repollo"... Jijiji! Pero lo que sí he pillado eran esos merengues. Me encantaban! Claro que en mi pueblo no tenían un nombre tan gracioso. Jejeje!

http://micocinitadejuguete.blogspot.com.es

Viví Taboada. dijo...

Ohhh con lo que me gusta el merengue!,, estos pastelitos no me los pierdo, son una ricura, bicos

Julia Romero dijo...

Que dulce mas rico y que presentacion mas bonita!!!! me ha encantado, me lo guardo, pues el merengue me encanta. Bs.
Julia.

vendoOvejas dijo...

Te haquedado chulisimos, http://lasrecetasdefranciscoypablo.blogspot.com.es

Annalisa B dijo...

Sono davvero favolosi!! Ti faccio tanti complimenti cara!
E le foto sono molto belle!! Soprattutto quella con la bambola!
Un abbraccio cara :D

Antuan dijo...

Que buenas tetas tienen las bacas de tú ciudad,se ven estupendas y muy ricas ricas.

Saludos
buen fin de semana

KRIS dijo...

María una entrada entrañable y super emotiva, por los recuerdos que evocan a tu infancia, por la Mariquita Pérez, por esos juegos reunidos, y por esas "estampitas".

No conocía este dulce, y la verdad no me extraña que se te escapara la risa al oír el nombre, porque desde luego es curioso.

Seguro que es un bocado exquisito, delicioso y muy pecaminoso, jejeje.

Gracias por la receta y por tu historia.

Un besazo enorme linda

crismas dijo...

Aquí en la zona de. Alicante las llamamos "mamelles de monja" que curioso jajajaja.... de pequeña también me hacía mucha gracia. estas tuyas se ven divinas!!
Besos

Matilda dijo...

Hola María ,preciosa historia ,encantadora ,que recuerdos tan bonitos y como se siente una al recordarlos ¿verdad? esa foto es genial con esa muñequita tan linda y los juegos reunidos .Los merengues me encantan ¡¡ riquísimos¡¡ con crema y biscocho son una delicia ¡¡amos ¡¡que parece que los saboreo ¡¡que ricos¡¡ tú siempre haciéndome sufrir por un dulce ¡no¡ no tengo nada más que galletas secas y más duras que too¡ ¡¡ains¡¡cuanto daría en estos momentos por comerme uno aunque fuera el que has puesto ultimo hasta con un trocito de menos, bueno que le voy hacer ,coger la receta ¡¡pero¡¡ no se para que, porque no creo que los haga ......hoy voy a por un merengue te lo aseguro, me has dejado con todas las ganas ¡¡jajajaja¡¡ bueno guapa una entrada de lo mas preciosa, te dejo un montón de besitos.

chusa dijo...

Qué nombre tan divertido, me ha hecho reìr como a ti, y tu relato hermoso con tus recuerdos de infancia tan dulces. Las tetas de vaca :) imagino que deliciosas con ese merengue que se sale de ganas. Las fotos muy entrañables.
Un beso grande, cielito y felices dìas:-)

El Toque de Elena dijo...

Qué recuerdos tan bonitos!!! Me ha encantado leer tu historia y esa complicidad con tu padre :) Me has recordado a mi niñez pero yo esta vez con mi abuelo al que hecho mucho de menos. Aunque sé que dónde quiera que esté, a leído esta historia y le ha recordado a nuestros encuentros :).
No conocía ese tipo de pastel! Me ha hecho gracia el nombre jeje, Te han quedado espectaculares. Un besin y buen fin de semana guapa.

Eva dijo...

Unos dulces maravillosos y que bonitos recuerdos de tu niñez.
Los tendré que probar, ya que no los conocía pero lo haré encantada.
Besos.

EnLosFogonesDeRaquel dijo...

Que recuerdos tan bonitos se guardan de la nilez¡¡¡ y por suerte se pueden reproducir y saborearlos¡¡¡¡

Carolina dijo...

María, qué bonita entrada y qué bonitos recuerdos. No conocía ese dulce, aunque por aquí tenemos uno muy parecido pero la base es más como una galleta.
Seguro que sí, que tu hermano desde dónde esté estaría orgulloso de ti y de tu entrañable blog.
Por cierto, esos cromos de la foto los tuve yo y me encantaban,
Un besazo enorme

Belen dijo...

Querida María, aquí no son unos pasteles muy conocidos. Y con ese nombre no los había visto u oído nunca. Lo que si los recuerdo de la serie cuéntame como "merengues". Lo que si veo es que esa niña ha heredado las manos del pastelero. Porque se ven perfectos, riquísimos apetecible.
Una entrada de lo mas entrañable y con unas fotos verdaderamente espectaculares.
Besinos

Lola-PAN FRITO O REBANAS dijo...

Nada mejor que los dulces que nos traen buenos recuerdos, son los más ricos, los que mejor saben, los más buenos, los mejores. Los que nos traen los recuerdos bonitos y que ya no volveran, como no vuelven los rios, pero esos años maravillosos trendrán un pedestal en el corazón tuyo.
Besos. Lola

INMA MAQUITO dijo...

Que rico mafia estos dulce me encanta .que historia mas bonita besitos

jose manuel dijo...

Que receta tan estupenda, me la llevo. Me encanta el corte y la forma, todo.

Calohe dijo...

Me ha encantado la receta, su nombre, el cuento y la dedicatoria... Una entrada super-especial. Nos empeñamos en hacer recetas traídas de América o Gran Bretaña y en verdad nuestros postres tradicionales no tienen nada que envidiar a esas maravillas cubiertas de fondant que nos dejan boquiabiertos... Yo adoro los postres tradicionales junto con las historias que los acompañan...
Gracias por compartir una receta tan maravillosa. La apunto!
Besotes y feliz finde!

Juani dijo...

Hola María preciosa, pero como no va a gustar una historia tan entrañable, esa niña del cuento ha tenido que ser una niña tan feliz con ese padre...que a pesar de los años no se ha olvidado de esas vivencias, cuantos recuerdos nos traen a veces lo que es, una simple comida, una frase, un olor.....no se, la mente es maravillosa. A mi el merengue me gusta mucho, te digo que mas que la nata, es mucho mas ligero, en mi pueblo también vendían en las pastelerías los merengues con esa forma, pero no les llamaban tetas de vaca como en el tuyo, también me habría hecho mucha gracias al igual que a ti, oye estáis muy guapos los dos hermanos en la foto con esa tarta tan rica delante ummmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm!!!!!!! espero que ganes el concurso, porque la receta se lo merece. Besitos guapetona.

Mónica dijo...

No conocía este postre y me ha parecido maravilloso, así como las fotos tan bonitas que has publicado! Un besote María!!

Quisca dijo...

Me encantan las "tetas de vaca" junto con las "flechas" son también los dulces de mi niñez en Águilas. Besitos señora del cosicas.

Elisa Gómez Fernández dijo...

El dulce es una delicia, me encanta el merengue. Pero has contado tu historia y me has hecho pasar un ratito de lo más agradable. Muchas gracias y un beso!!!

La cocina de Camilni dijo...

María de nuestra alma... chiquilla que arte tienes "pa tó", ufff qué ricura por favor.
no conocíamos este dulce, pero ya veo que esos recuerdos han florecido con esta entrada.
De seguro que tu hermano, allá donde esté le habrá encantado verse de nuevo en la foto junto contigo.
Te deseamos suerte preciosa, y mil..mil gracias por participar.
Besitos Mila y Nina

Queca dijo...

Madre mia que buena pinta tienen, con lo que me gusta el merengue..., por aquí por Murcia se trabaja mucho.
He visto que te has hecho seguidora de mi blog, así que he dicho voy a cotillear un poco :) y me ha encantado tu blog, así que cuenta con una más en tu plantilla ;)
Un besazo guapa

Sola ante el espejo dijo...

No conozco el dulce pero tiene que estar muy bueno. Me encanta la foto con tu hermano y la caja de Juegos Reunidos también la había en mi casa jaja! un beso.
http://www.solaanteelespejo.blogspot.com.es/

Carmen dijo...

Que recuerdos tan bonitos de tu infancia.
No conocía esos dulces, pero tienen que estar buenísimos.
Besos

Marisa dijo...

Holaaa, que entrañable todo lo que nos has contado hoy María, siempre es un placer leer tus entradas, dedicar un ratito a leer despacio pero hoy sí que he disfrutando de lo lindo. No había oído hablar nunca de este dulce, tiene un aspecto trendo y por eso espero que ganes en el concurso porque hoy más que nunca lo mereces. Eres un cielo.
Un besoooo

lola dijo...

que gratos recuerdos y que ricos esos pasteles


¡¡besos¡¡

LA COCINERA DE BETULO dijo...

Me encanta esta entrada tan emotiva de hoy María, llena de recuerdos felices y la foto que ya lo dice todo de tu infancia, siento lo de tu hermano porque sé lo que es perder un hermano, pero seguro que sería feliz viendo el blog.
Un dulce con un nombre para despertar sonrisas y que debe estar muy rico como demuestra el corte.
Los Juegos Reunidos y los cromos también formaron parte de mi infancia,
Suerte en el concurso.
Mil besos guapa!!

Doris mis cosillas dijo...

Una delicia, es verdad a mi también me gustaban mucho de pequeña.Besoss querida María.

Rosita Vargas dijo...

se ve muy delicioso y muy bellos¡¡¡¡¡ me encanta ver este dulce,abrazos

Aisha dijo...

Me ha encantado leer la historia de estos pastelitos de tu niñez. Y ese gesto cómplice con tu padre... si es que al final los padres son más consentidores que las madres... jajajaja
A mí el merengue no me va mucho, pero, sinceramente, ese tuyo lo probaría porque lo encuentro diferente :)
besos

Te de Ternura dijo...

Aisss que bonito MARIA!!! me has emocionado... Que recuerdos tan bonitos y lo bien que se conservan en la mente.
Por cierto ya tenías la misma cara de buena que ahora, y desde luego que aquella niñita se ha convertido en una pastelera repostera de aupa; cada dia salen cosas más elaboradas en tu blog, y a cada día que pasa deleitas al público con tus creciones y tienes más seguidor@s porque te lo mereces.
AMIGA QUERIDA como siempre ha sido un placer visitarte y descubrir TUS TETAS DE VACA, jaja
BESOS MIL CORAZÓN :)))

Rosa Maria Romero dijo...

Que recuerdos más bonitos, son de los que se guardan en el corazón como un tesoro, me has hecho llorar recordando a mi padre, yo tambien iba de pequeña con el a la dulceria de mi pueblo a por pasteles para la merienda del domingo, estos merengues maravillosos, a el le hubieran encantado, le pirraban los merengues, aunque no los conocía por eso nombre tan gracioso. Un besito Maria. (Yo también guardo mis cromos en una lata)

Rosa dijo...

Que nombre tan gracioso tienen estos dulces y que bonitos recuerdos. Feliz domingo y suerte en el concurso. Bss.

cristall dijo...

Querida amiga!!! es bien cierto que yo en las entradas de recetas culinarias,no sé mucho que decir,a excepción de umm!!! que rico,jajaj pero en esta ocasión quería hacerte saber que tus palabras y tu manera de redactar a modo de cuento esta receta,me ha emocionado!!!! desde el principio contando la complicidad que teniais tu padre y tú,hasta el final,recordando a tu hermano,uff!!! cuantos sentimientos.
Vamos...sin plalabras,poco mas te puedo decir,a excepción de que me ha encantado,por cierto..tengo los juegos reunidos y los cuentos de calleja,pero no tengo la Mariquita Perez en grande,si en pequeñito,me ha encantado hasta las fotos,gracias por esta entrada tan maravillosa.
Ahh!! por último no quería dejar de mencionarlo,me imagino a ti de pequeña pronunciando TETAS DE VACA,jajaja por cierto,es la primera vez que lo oigo.Bss apretaos!!!!

Susana dijo...

Hola Maria! no conocía estos dulces, tienen una pinta divina y deliciosa! y las fotos y tu relato me ha caautivado. Un besazo guapa!

Leny dijo...

¡Qué bella historia Maria! gracias por compartirla amiga, como siempre das muestra del tamaño de tu corazón y del amor que sientes hacia tu familia ♥
La receta es una maravilla y sin mucha complicación, me ha encantado la primera foto con la muñeca jejeje.
Un abrazo muy muy fuerte querida amiga
Lxx

Silvia dijo...

Mari querida, esta entrada no podía ser más linda. Emotiva y dulce como vos, de principio a fin.
Me has transportado a una España que no conozco, a una panadería de la que creo percibir aromas y un hogar que siento entrañable y lleno de afecto, generoso y manso ante las tristezas de la vida misma.
El dulce que nos proponés no podría ser más delicioso, tan de niños y tan de adultos a la vez.
No tengo dudas acerca de que tu participación en la convocatoria de las chicas ha enaltecido el certamen... casi te diría que me cuesta poner en palabras el profundo amor que recorre tu entrada de hoy.
Besos.

MARÍA JESÚS dijo...

Hola amiga, qué historia más tierna y dulce....y mira ahora que blog tan chulo que tienes y cuantas recetas ricas compartes....mucha suerte en el concurso María porque la receta además de que se ve muy rica viene con mucha nostalgia y cariño, gracias por compartirla..besitos guapa

Liliana Fuchs dijo...

Queria María, qué maravilla de entrada la de esta ocasión!
Está llena de cosicas que me gustan de tu blog, recuerdos familiares, anécdotas de la infancia, cariño, un producto tradicional y encima dulce con un nombre tan original. ¡Me encantan los dulces con nombres así! Me has recordado a mi propia infancia, cuando mi hermano y yo acompañábamos a mi padre a comprar dulces a la confitería del barrio.

Además te han quedado perfectos :). Deliciosos.

Un abrazo

Mar - COMO HE PUESTO LA COCINA dijo...

Debiste mirarlas tantísimas veces desde el otro lado del cristal q las has clavado, te han quedado de pastelería, y Que post tan bonito Maria! Seguro q tu hermano se sentiría muy orgulloso de ti. Un fuerte achuchón mi reina

maria --decorecetas-- dijo...

Que postre tan rico
Sin duda este tipo de recetas que nos llevan a recordar nuestra infancia son las mejores. Yo las ha dado con más cariño que ninguna otra y por lo que veo tu también porque da gusto o ver estos dulces
Feliz semana

decocinasytacones dijo...

Ay Maria...que yo también tengo la Mariquita Perez...que ya sabía yo que tu y yo tenemos muchas cosas en común..y los cromos....ay ay...VAYA PAR, jajaja....qué buenos los merengues...y a mí también me gustan a morir...jijiji....BESOS REINA...FELIZ SEMANA

Chus Dae dijo...

María, un dulce impecable que no conocía de antes y que me ha encantado, al igual que toda tu entrada. Llena de recuerdos, de la alegría de tiempos anteriores que no se repetirán de la misma forma pero que con sólo recordarlos ya te hacen sentir feliz y lo afortunada que has sido. Un besotes guapetona.

Elena M.V. dijo...

¡Qué entrada tan bonita!, además con los juegos reunidos que tantos ratos agradables y divertidos nos hicieron pasar en la niñez, y los cromos, y la Mariquita Pérez :)

Yo no soy de mucho merengue, pero desde luego que con ese nombre las hubiese pedido si las hubiese visto en cualquier pastelería.

Bss

Elena

http://lacajitadenieveselena.blogspot.com.es

Mari-Pi-R dijo...

El merengue nunca ha sido un favorito, soy de nata, pero hay que decir que he adorado tu escrito y lo he visto como un merengue convertido en nata.
Un abrazo.

mamilu dijo...

Hola Maria , que preciosidad de postre...y lo elegante que te quedo....con tan buena presentacion se te van los ojos...felicidades !!!

PINKY dijo...

Maria de mi vida , como me gusto este relato de tu niñez ,que niña mas feliz fuiste y que complicidad con tu padre ,( yo creo que las niñas siempre tenemos mas "rollito " con los papis verdad)A mi el merengue tambien me encanta desde pequeña y etas tetas de vaca me gusta como te quedaron ,seguro que te las copiare
besinos guapa

María dijo...

Mi querida amiga como me he emocionado leyendo todo el relato, que entrañable y cuantos recuerdos de tu niñez. Nunca había oído hablar de estos maravillosos dulces pero tu siempre nos sorprendes con estas exquisiteces. No me extraña que no pudieras esperar al postre para saborearlos :)
Un fuerte abrazo y un beso enorme.

Joaquina dijo...

Maria, estos dulces de la niñez son inolvidables.. y los que nos presentas insuperables!!! No conocía este dulce y me parece delicioso. Con sencillos ingredientes y con tus manos lucen preciosisimos.. Besitos, y feliz semana.

Vero dijo...

Mi querida María, qué recuerdos tan bonitos, conmovedores,llenos de ternura y con tanta complicidad familiar. Ha sido un placer leer esta entrada, la he disfrutado mucho y he podido sentirte y conocerte un poco mejor. No conocía estas tetas de vaca, pero tienen que estar para chuparse los dedosy desde luego el nombre es de lo más simpático :)Estoy convencida de que tu participación no va a pasar desapercibida, cielo :) Y sí, ando un poco desconectada, espero que me perdones, el caso es que lo necesito, pero no dejaré de asomar la cabeza de vez en cuando porque algunos de vosotros ya formáis parte de mi corazón, y tú estás entre ellos. Un abrazo enorme mi queridísima amiga. Biquiñosssssss

El Rincón de las Especias dijo...

Hola chicas, no conocía vuestro blog pero me quedo, !y tanto que me quedo por aquí!
Además debo decir que me alegro de que esta haya sido la primera receta vuestra que leo, porque aparte de estar de muerte me ha emocionado bastante!
Arriba los bloguericos murcianos!

Adita Donaire dijo...

María, me encanta el merengue y estas tetas de vaca me encantan, pero lo que mas me ha gustados es tu entrada, con el cariño que lo haces del recuerdo de tu padre¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ besos

Cucharadas de placer dijo...

Esa niña dulcera y traviesa...hoy hace las cosicas dulces ( y algunas saladas): mas ricas del universo!! jajaja, me encanta tu historia y esa teta de vaca tiene que saber a gloria,que tengas mucha suerte en el concurso amiga.
Muchos besos.

María Ra dijo...

Hola:

Ha sido una delicia comenzar con esta entrada. Mi abuelo era un forofo de los merengues pero no conocía las "tetas de vaca", ¡lo que nos habríamos reído!. Tengo que animarme a hacer esta delicia.

Y las fotos y los recuerdos son de lo más entrañable, ¡maravilloso! 😍😍.

Un abraciño, artistaza.

María Blogymery

Veronica Cervera dijo...

Que linda historia nos has contado hoy, María querida. Me dejas loca por probar esas tetas de vaca.
Sigo corrinedo a ver el arroz con bacalao y la tarta de yema quemada, que llevo muchos días perdida y no me gusta quedarme sin una de tus recetas por nada del mundo.
Muchos besitos,
Vero
lacocinadevero.com

Pilar dijo...

Querida María, una historia preciosa, Me recuerda un poco a mí cuando era pequeña. Menudo nombre para un pastel.....muy divertido, además de buenísimo. Gracias por enseñarnos la foro. Besicos.

Léia Silva dijo...

Bom dia!
Parabéns pela tua participação no concurso, pois a tua receita é excelente!
Um abraço
Léia

Evy Torrez dijo...

Que bonito, esto me parece una delicia y te quedaron geniales, besos.

Confeti en los bolsillos dijo...

Por qué será que dar un simple bocado y ya te puede transportar a tu niñez.
Me encanta!!

María José dijo...

Tengo que decirte que esta entrada tan dulce me ha hecho llorar. Me ha traido recuerdos buenisimos de personas y acontecimientos que tenía olvidados, gracias Maria.
Estas tetas de vaca no las hay por aquí, pero tenemos las medias lunas,tambien merengue sobre bizcocho aunque sin la crema y me encantan.
Un fuerte abrazo y un besazo de maricacharros.

Inma Vega dijo...

Que buenos!!! los comía de pequeña, pero no tenían ese nombre porque me hubiera dado la risa como a tí al pedirlos, sólo se comían en contadas ocasiones así q me ha hecho mucha ilusión ver la receta , anda que si los hubiera sabido hacer entonces...
Un beso

Ana Wizner dijo...

No se que me gusta más si el postre o el nombre,je,je.

Mary Luz Piñeiro CuchillitoyTenedor dijo...

Una entrada muy muy entrañable querida María!!! Si te tuviese aquí al ladico no te librabas tú de un buen achuchón...Me ha encantado ver la foto de los dos hermanitos...Qué belleza!!!
No te pongas triste que ese angelico seguro que está sonriendo al ver estas "tetas de vaca" que has preparado. No se me ocurre pastel más rico y apetecible, muero por una de esas tetas, ja, ja...Vaya nombre Mariíña!!!

Nenalinda dijo...

Un post precioso Maria seguro que tu infancia esta llena de bonitos recuerdos en la panaderia familiar.
Aqui no hay estas tets de vaca ni nada similar asi que ahora que le he quitado el miedo al merengue italiano no pienso dejar de hacerlas seguro que son una delicia con el bizcoxo y la crema ummmmm que pena no poder llevarme uno para dar buena cuenta de el ya mismo.
Mucha suerte en el concurso como siempre la receta las fotos del paso a paso y presentacion son de 10 points.
Bicos mil y feliz semana potita miaaaaaaa.

Alanda dijo...

Qué bonita historia María, y las tetas de vaca me han gustado mucho, aunque no soy de merengue, tienen una pinta increíble
Un beso

Sopa Azul dijo...

¡Qué bonita la penúltima foto, con los cromos! Mucha suerte en el concurso, lo explicas todo muy bien. Un besito ;D

Bego R dijo...

Qué entrada tan entrañable mi querida Maria , te he imaginado a lado de tu padre comiéndote el pastel y con esa complicidad única, qué bonitos recuerdos......
Conozco los dulces, pero no por ese nombre que me ha llamado mucho la atención jaja.....no me extraña que de pequeña te diera la risa .
No dudes que aunque tu hermano fisicamente ya no esté, desde allá arriba seguirá sintiéndose orgullosísimo de su hermana.
Miles de besinos tesorin.

Mamen Varela García dijo...

Que recuerdos mas bonitos y felices Maria, mi merengue era cuadrado con una lamina de hojaldre abajo y otra arriba, y la de arriba cubierta de azucar glas y una raya de canela que la cruzaba de punta a punta, al ver tu merengue de la infancia me he visto con mi madre comprando los mios.
Y te han quedado de maravilla eres una artista ya lo sabes, mil besos tesoro

nieves dijo...

Qué post tan entrañable María. ¿Quién le iba a decir a aquella niña que se ponía de puntillas, que llegaría a preparar las tetas de vaca con tanta maestría?. Te quedaron primorosas y me imagino lo orgullosa que te sentirás al poder revivir tu niñez con tanta dulzura.
Te felicito y ha sido un placer leerte y recordar tiempos y juegos que nos unen.

Un besín.

foodtravelandwine dijo...

No comi este pastel, pero tu relato me recuerda mi infancia.....el llegar a casa y cortar el hilo del paquete de pasteles.....que maravilla.....si me llega hasta el olor!.....me encanto...Abrazotes, Marcela

Mercedes dijo...

¡Hola Maria!
¡Que nombre tan gracioso! pués gracias a ti me entero de una cosa nueva.
Que pinta tan rica tiene, muchas gracias por ofrecernos la receta.
Recuerdo unos merengues parecidos, pero sin la base de bizcocho de los tuyos. Los habia blancos, rosas porque eran de fresa e incluso unos beiges que eran de café.
Y los Juegos Reunidos Geyper...que recuerdos, y los maletines de la Señorita Pepis...uf...creo que ha pasado mucho tiempo jajaja.
La foto con tu hermano es muy bonita, gracias por traernosla.
Besotes y feliz semana♥

Juan Hernández dijo...

Hola María. Al final he encontrado el lugar para dejar el comentario jj.
Bonita entrada la que has puesto y bonitas fotos. Todo recuerdos, la muñeca, la tapa de los juegos, los cuentos y esa fotografía en blanco y negro con tu hermano. Una bonita historia de una niña a quien le gustaba el dulce y quien ahora hace que nos deleitemos con los que hace. No sabía el curioso nombre de este postre, cierto parecido si que tiene jj.
Un postre que dejando de lado el nombre está de rechupete, bizcocho, crema y merengue, una delicia para saborear.
Saludos

Esther Outón dijo...

Que recuerdos y que años aquellos!! bueno pues el nombre se las trae jeje.. pero las tetas estan impresionantes, menudo bocado, yo a pares María....Besss

Pamela dijo...

Ayy mi María preciosa! Qué recuerdos tan bonitos y tan bien relatados, no sabes lo que he gozado esta lectura, la receta también, pero compartir tus recuerdos con nosotros es algo que te agradezco infinitamente, me has sacado una sonrisa y una lágrima con el recuerdo de tu querido hermano, que seguro te acompaña cada día.

Un dulce precioso y tan apetitoso, qué buena idea han tenido las chicas CAMILNI con esta convocatoria. Besitos

Azucena Martin Guillen dijo...

Una entrada preciosa, que bonitos recuerdos. El dulce es una maravilla no me extraña que fuese tu dulce preferido, la combinación de crema y merengue es muy rica, te han quedado de maravilla, yo me apuntaba a comerme uno ahora mismo, se ven deliciosos. Un beso.

Maritornes dijo...

Ainsss María, que entre vacaciones y trabajo no levanto cabeza por estos mundos virtuales y me estoy perdiendo un montón de cosas. Pero vaya forma más bonita de volver a ti cocina encontrándome esta historia y esta receta, que no me extraña que aquella niña le gustase comer a escondidas. Creo que yo también me comería un par a escondidas (que estoy en plena operación bikini!! jaja). Desde luego, es un post muy emotivo...

Un besazo

Alejandra Morán dijo...

Mi querida María, que recuerdos tan bonitos nos traen los dulces de nuestra niñez....gracias al concurso de las hermanas Camilni los hemos recordado. Hemos coincidido en un dulce de merengue, que gracia me ha hecho.
Te ha quedado precioso y tiene que estar de muerte, qué rico!!!
Besos y suerte!!!

Coc Piccole dijo...

mmmmm delicioso esta receta a partir de ahora ☺ ☺ le seguirán pronto y buenas noches! http://coccinellecreative.blogspot.it/

Milia dijo...

Tendríamos aue tener el coarazón muy duro para que no nos gustara esta historia tan tierna... Y es verdad, que algún raro por el mundo hay que no le gustan los dulces, pero allá él, la mayoría nos manchariamos bien a gusto, las comisuras de los labios como esa niña encantadora, que se ha convertido en una excelente persona y una maravillosa blogera que nos deleita con su buen hacer y su ternura.
Mil bicos María, eres un cielo

marta otero dijo...

querida María, me gustaría decirte tantas cosas que no se por donde empezar...En primer lugar tu historia me ha parecido preciosísima, llena de amor y con unas ganas que me he quedado de probar yo también tetas de vaca...
Son super apetecibles y no me extraña que desde bien pequeña te encantaran. Por cierto tienes la misma sonrisa de cuando eras pequeña. Un beso amiga.

Olivia dijo...

Qué ricos estos merenguitos!!! Qué buena la caja de juegos reunidos y la foto del primer cumple de tu hermano es genial. Qué bonito guardar las fotos antiguas. Un beso

Silvia T. Clarasó dijo...

Por dios! al ver los Juegos Reunidos, que recuerdos, ai me encanta, cuántas tardes y buenos ratos hemos pasado, no conocia el nombre de Tetas de Vaca, pero si estos bizcochitos tan ricos y dulces, me encantan!! un besazo guapa y feliz finde.
Silvia

Susana dijo...

que delicia! te han quedado perfectos como siempre. Tienen que estar exquisitos

Alejandra Morán dijo...

Mi querida María cuanto vi esta entrada tan bonita y con este dulce...sabía que serias la ganadora. Le dije a mi marido, mira que cosa tan bonita, tiene que ganar. Y no me equivoqué. Me he alegrado mucho, mucho.
Un besazo preciosa!!!

Rocío Garcés-Dulces Triple A dijo...

Me ha encantado entero el post...y este postre que no lo conocía pero que me ha dejado sin palabras lo tengo que hacer con tu permiso Maria, felicidades y enhorabuena, un besote preciosa.

Dalia Morán. dijo...

¡¡Que historía más bonita, María !!
Tienes alma de poeta.
...y en algo habéis coincidido mi hermana ( cocinalejandra )
y tú; y es, en el recuerdo de que los padres eran los aliados
en las golosinadas que recibíamos de pequeñas.
¡¡ Que recuerdos más entrañables me llegan....!!
Besos desde el norte de Alemanía.